Innovadora prueba piloto en el Acuario Fluvial de Zaragoza para eliminar nitratos tóxicos para los peces.

El Acuario Fluvial de Zaragoza y la empresa Aragonesa 'noNO3 Water Solutions' han puesto en marcha una prueba piloto puntera y absolutamente novedosa a nivel nacional en el mundo de los grandes acuarios públicos, que permitirá eliminar nitratos del agua de estos espacios de forma económica y respetuosa con el medio ambiente.

El Acuario de Zaragoza gestiona más de 2 millones de litros de agua, donde viven más de 5.000 animales. El mantener unos parámetros físico-químicos compatibles con la perfecta salud de los animales, obliga a disponer de potentes sistemas de filtración, así como de cambios de agua periódicos.

La contaminación de aguas por nitratos es un problema habitual en prácticamente todo ecosistema. Este contaminante inorgánico, tóxico para los peces, puede producirse de forma natural (ya sea por el metabolismo de los peces o por una fuente natural de nitratos) o por causas antropogénicas (abuso de abonos en el campo, vertidos industriales, entre otros).

Mensualmente, el Acuario de Zaragoza consume cerca de 400.000 litros de agua en las renovaciones de los distintos sistemas de filtración, que aseguran la "perfecta salud de todos los animales". Se trata de una solución eficaz, pero que supone un importante consumo de agua.

La empresa 'noNO3 Water Solutions' ofrece una alternativa que supone eliminar los nitratos consumiendo menos de la mitad del agua y lo hace "copiando a la naturaleza" para lo que ha desarrollado un sistema económico y respetuoso con el medio ambiente basado en la biofiltración. De esta forma, unos microorganismos (bacterias anaeróbicas) por medio de su metabolismo, consumen los nitratos del agua y producen un agua con unas concentraciones casi nulas de este resto nitrogenado, han detallado desde el Acuario Fluvial en una nota de prensa.

A diferencia de otras tecnologías, la biofiltración no desplaza los nitratos ni los retiene en ninguna membrana, si no que los elimina verdaderamente, transformándolos en nitrógeno atmosférico.