Bundanoon la primera ciudad en prohibir el agua embotellada

Los ciudadanos de la ciudad australiana de Bundamoon votaron para prohibir la venta de agua embotellada en su ciudad. Una medida que reduce las emisiones de CO2 al ambiente.
El agua embotellada se popularizó en la década de los 80 como una alternativa conveniente y saludable a las bebidas azucaradas. Hoy en día el agua embotellada está considerada como una amenaza medioambiental. Son miles las botellas de plástico que inundan los vertederos y se requiere de grandes cantidades de energía para su produción y su transporte. Bundamoon es pionero en la reducción de emisiones de CO2, al no consumir botellas de plástico.

Los australianos gastaron en el año 2008 más de 242 millones de libras en agua embotellada. Una suma considerablemente alta para un país de poco menos de 22 millones de personas.

En los últimos años, al menos 60 ciudades de Estados Unidos y un puñado de otras en el Reino Unido y Canadá han acordado dejar de gastar el dinero de los contribuyentes en agua embotellada. Igualmente la Universidad de Leeds en el Reino Unido también votó a favor de la prohibición de agua embotellada en las tiendas de la universidad.

[https://www.theguardian.com/environment/2009/jul/09/australian-bottled-water-ban][1]